Diálogo imaginario entre Dios y Jaime Guzmán

Antes de que lean, quiero hacer una aclaración. Lo que se presenta acá es puramente ficción, con una buena dosis de estupidez y aburrimiento. No soy atea por escribir esto. Tampoco estoy en contra de la Iglesia, ni siquiera del todo de los pensamientos de derecha y liberales, aunque tenga mis peros a algunos aspectos, pero eso es tema aparte. Tómenselo con humor, se los ruego. 

Era entre las nubes del Cielo, ese lugar perdido en el firmamento y ninguna parte, donde un hombre espigado y casi calvo acudió, apresurado, buscando alguna salida. Pero parecía aquello un laberinto esponjoso y blanco, donde no había nada más que él, y algunas crucecitas colgadas en las paredes que formaban los nubarrones.

—¡Ayuda! — gritó. Se llamaba Jaime. Estaba desesperado, se le notaba en el rostro, donde a través de sus anteojos gruesos los ojos le brillaban de forma extraña. — ¡Ayuda! Por favor… yo no debería estar acá.

 Lo recordaba… bien lo recordaba. Una bala surcando el aire frente al Campus Oriente, y él divisando un rostro más bien moreno en el local del otro lado de la calle. No sabía qué había pasado. No concebía la idea. Y sobre todo, él no debía, no podía, morir.

—¡Se los suplico!

 De entre las nubes, un poco más allá, surgió una silueta antropomorfa, que Jaime pudo distinguir con más claridad a medida que se fue acercando. Barba poblada y oscura, túnica blanca (como todo allá), y algunas marcas en el rostro y en las manos.

—¿Jesús? — quiso saber Jaime, ocultando la alegría que sentía, su regocijo. —¿Cristo Salvador, Dios mío? ¿Señor Jesucristo, Vivo y Santo…?

—Ya, ya. Tranquilo.

—P…pero…

—¿Tú no eres el santurrón que se anda persignando a cada rato?

Jaime titubeó antes de contestar. Aquello era, sin duda, extraño. ¿Dios mismo lo trataba de santurrón? Una cosa era ser más papista que el Papa, pero otra más religiosa que Dios.

—No comprendo — dijo al fin. Jesús se le acercó un poco más, riendo.

—Jaimito, Jaimito, hijo mío. Déjame pedirte un solo favor: no te le aparezcas a Longeira en forma de ángel, ¿bueno? Que sólo harías el ridículo.

—Yo tenía pensado hacer eso desde antes de morir siquiera — protestó Jaime. — Sería para demostrar que el Paraíso existe, Señor.

—Ya, si te entiendo. Pero lo único que lograrías es denigrar tu imagen y dejar a Pablito como trastocado.

—Pablito ya está trastocado.

—Lo dejarás aún más, Jaime. Entiéndelo. ¿No será que te gusta Pablo?

Jaime tragó saliva. Pablo Longeira, con su cabello al viento, sus maneras varoniles y toscas, tan hombre, tan serio… pero no, no, claro que nunca podría ser. Y menos ahora.

—De ninguna manera.

—No me mientas, Jaime. Recuerda que yo soy Dios.

—¡Sólo es una pura y santa atracción!

—Yo no le veo nada de santo, ¿sabes?

—No ha pasado nada.

—Eso ya lo sé. De lo contrario, estarías con don Sata, por allá abajo. Eso lo tienes clarito, ¿verdad?

—¿Qué, por lo de Sodoma y Gomorra? — Jaime arrugó la frente. — Nunca me gustó demasiado ese texto. No debería estar en la Biblia.

—La Biblia condena a la gente como tú — argumentó Jesús.

—¿Y tú? — Jaime chasqueó la lengua — ¿Nos condenas, acaso?

—De ningún modo, si yo mismo los hice así, ¿no es verdad? Pero… mis evangelistas y los judíos del Antiguo Testamento son…

—¿Retrógradas? — intentó adivinar él, pero Jesucristo negó con la cabeza.

—Yo iba a decir “humanos”. La homosexualidad no es propia del siglo XX, Jaime. Piensa en El Banquete…

—Me he dado varios banquetes a lo largo de mi vida, pero…

—…de Platón. ¿Nunca lo has leído, acaso?

—Tenía cosas más importantes que hacer, que andar leyendo libros de cocina. — replicó Jaime con suficiencia. Dios alzó la mirada y negó con la cabeza.

—Ay, ay ay. ¿Por qué no me acompañas mejor a la biblioteca celestial?

Publicado por angelesmenablog

Escribo. Pienso. Vuelvo a escribir, borrar y reescribir. Vuelvo a pensar. Todavía no sé, realmente, si es que existo.

2 comentarios sobre “Diálogo imaginario entre Dios y Jaime Guzmán

  1. Estimada,
    Creo que aún tienes mucho que mejorar. Al texto le sobran gran parte de las “comas”. De, manera, que es, difícil de leer, y poco, fluido.

    Ahora bien, en lo que respecta al fondo, lo encontré profundamente ofensivo; una mezcla entre homofobia mal camuflada y sátira política y religiosa de mal gusto. Haciendo notar además, los garrafales errores teológicos; no es recomendable jugar con conceptos cuyo significado no se domina.

    Con una rápida lectura a los demás artículos de tu blog, queda de manifiesto que es un problema común y no ad hoc. Por lo mismo, sugiero que practiques con ahínco la redacción y narrativa.

    Saludos cordiales,

    Me gusta

    1. Estimado,
      Le agradezco la crítica, aunque aclaro de que este blog lo escribo bastante a la rápida y sin pensar, cuando tengo algún que otro minuto libre. Por lo mismo es de entender que tenga errores de sintaxis y redacción, siendo que tampoco tengo ninguna expertiz al respecto. Ahora bien, con respecto a los errores de contenido que usted puntualiza, hay ciertas cosas que me llaman la atención, ¿homofobia mal camuflada? De verdad que lo dudo muchísimo, siendo que soy una persona que jamás ha puesto un pero ante la decisión de otro con respecto a quién se lleva a la cama (no es asunto mío, y eso no va a alterar en nada a la persona en sí; no vas a ser menos o ser más en ningún aspecto porque te gusten los hombres, las mujeres, ambos o los transexuales. Así que en definitiva, no, no me considero homofóbica ni poseo ninguna necesidad de camuflarlo). Y con respecto a los errores teológicos, vaya… esto es humor, y decidí hacerlo más bien grotesco para ver si soltaba un par de sonrisas en los lectores. Así que caricaturicé al extremo lo que correspondía a Dios y la religión, a sabiendas de que casi nada era “tan así”.
      Saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: