Ideas para enseñar historia de manera entretenida

 No hace mucho, yo era una estudiante de la enseñanza media, con una pasión inmensa por la historia. Me sentía incomprendida por los demás, creía que nadie, muchas veces ni los propios profesores, estaban tan entusiasmados como yo con la asignatura. Recuerdo que éstos daban las clases, uno anotaba, y de vez en cuando, había algún que otro proyecto o alguna que otra actividad grupal (en las que me gustaba hacerlas sola, porque mis compañeros, por lo general, hablaban más de lo que hacían, y no lo hacían del modo que a mí me gustara).

 Creo que el enfoque de la mayoría de los profes, ya cansados de alumnos que se duermen en sus clases, o bien no prestan atención, está hecho especialmente para esos mismos alumnos, para los que no les gusta historia, y en específico, para que les siga desagradando.

Eso no tiene sentido.

Hay que cambiarlo. No con más cátedras lateras, no con bingos. Creo que el foco de los profes debe ser, sí, esos alumnos desganados, pero con el fin de levantarlos, entusiasmarlos, hacerles brillar los ojos, más que simplemente “que no molesten”.

¿Y cómo? Con actividades que llamen su atención, desde luego. Vamos a ver algunas ideas.

1. Gustos particulares y su contexto

Busquen temas que les gusten a cada uno, ojalá individualmente. Puede ser cualquiera. Por ejemplo, se le pregunta a un alumno cuál es su hobby, y responde que es el fútbol. En particular, podría ser el Colo Colo. Entonces, el trabajo de este chico resultaría ser investigar sobre el contexto político, económico y social en el que surgió el Colo Colo, y cómo incidió sobre el equipo.

 Otro niño, por ejemplo, dice ser fanático de los juegos de Mitos y Leyendas, Halo, o cualquiera de esos de rol y fantasía que tanto gustan a los jóvenes. ¿Y con eso, qué se hace? Lo mismo: un análisis del contexto político, económico y social del origen de la fantasía épica, que  con Tolkien ya tiene para hacer una clase magistral (hasta Axel Káiser dio una cátedra una vez sobre el pensamiento económico de Tolkien y su incidencia en sus novelas).

Creo que la idea se entiende.

2. Tecnología

Todos, imagino, o casi todos los alumnos tienen acceso a las redes sociales. Esta idea no es original, vi algo similar una vez por aquí en internet, pero me pareció muy entretenida: crearles cuentas en redes a los personajes históricos, y hacerlos interactuar. Ya me imagino a Napoleón posteando una foto de la batalla de Waterloo, y comentando “parece que me ganaron xD. Pero obvio que fue @MariscalNey, él tiene la culpa!”.

3. Memes

Se relaciona con lo anterior, y tampoco es original, sino que tomé prestada la idea de la épica profesora que decidió que sus alumnas contaran por medio de memes 100 años de soledad.

En este caso, es mucho más fácil, creo.

Captura de pantalla 2018-07-24 a la(s) 12.13.56.png

Deben haber más opciones. Si quieren que continúe este post con una parte 2, pueden dejarlo en los comentarios.

 

 

Publicado por angelesmenablog

Escribo. Pienso. Vuelvo a escribir, borrar y reescribir. Vuelvo a pensar. Todavía no sé, realmente, si es que existo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: