Todos y cada uno (la Constitución práctica)

Pareciera que todos ansían generar cambios grandes en una Constitución poco legítima, y eliminar aquellos aspectos que evocan al régimen autoritario e ilegítimo de la Junta Militar. A pesar de todo eso, olvidan que son varios de estos elementos, precisamente, los que han generado una estabilidad relativa y ficta. Aparentemente, como una mímesis a la burbuja inmobiliaria de EE. UU en 2008, creíamos estar en un paraíso ajeno a la realidad mundial, en esta pretensión simulada de armonía social. Y como vimos, explotó todo como una bomba de tiempo.

Tic, tac.

Los problemas se pueden enfocar desde muchos aspectos, pero uno de ellos puede distinguirse mediante una aparente minucia de la Carta Fundamental. El capítulo primero sienta los principios esenciales del resto de la ley, lo que resulta una clave interpretativa para los capítulos posteriores. Y es aquí, precisamente, donde está la siguiente frase: 

 “[…]a todos y cada uno (…)

Con “todos y cada uno”, se refiere, primero, a la totalidad de la ciudadanía como un colectivo; a garantizar los derechos de la misma colectividad y de preocuparse de este conjunto como un todo. Pero, por otro lado, está el “cada uno”, es decir, el individuo, el ser particular y concreto; la persona natural.   

Según esto, la Constitución no adoptaría, teóricamente, ninguna parcialidad por sobre los derechos individuales o colectivos. No obstante, en cuanto a la realidad fáctica, eso no es algo que se haya dado por manifiesto. La ciudadanía no lo percibió de ese modo, porque no se expresó jurídicamente de ese modo. Se quedó en la teoría, en las palabras dichas al aire, y olvidaron llevarlas a una concreción empírica que pedía a gritos ser materializada.

La CPR no está para teorizarla solamente; también tiene un fin práctico (que no debe confundirse con un pragmatismo utilitarista) con el cual debe aplicar en la realidad del ciudadano en cuanto se relaciona con la jurisdicción estatal, y con todo tipo de ejecución del Estado de Derecho. 

Publicado por angelesmenablog

Escribo. Pienso. Vuelvo a escribir, borrar y reescribir. Vuelvo a pensar. Todavía no sé, realmente, si es que existo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: