La peste, Albert Camus [PDF]

  • El libro es un presagio, francamente, de la situación actual. Pero estadísticamente, tocaba que alguien le apuntara a cómo iban a darse las circunstancias ante una catástrofe a nivel global, o al menos, a un nivel que exceda los límites de lo particular. Con tanta ficción referente al futuro y las pandemias, al menos uno, un autor que sea, debía escribir algo que calzara con lo que realmente acabaría por ocurrir. Ese autor fue Camus.

  • Hay una frase que me hubiera gustado subrayar en el libro, pero no pude hacerlo porque lo leí en formato Kindle. Pero decía más o menos así: “si queremos actuar como si nos estuviésemos muriendo, entonces moriremos en realidad“.
  • De algún modo, es un llamado imperativo a decir que la vida sigue. Es un exhorto a hacernos funcionar y a continuar con ese avance constante de todo aquello que nos hace humanos.
Una sociedad en transición | Nueva Revista
  • Otro aspecto importante es cuando habla de la abstracción versus la concreción empírica.
    • Cuando el personaje del periodista increpa al médico, quien no lo autoriza a salir de la ciudad en cuarentena, se generan varios elementos interesantes en ese diálogo, pero principalmente, me parece que destaca cuando el periodista le dice algo así como: “usted no sabe lo que es realmente esta pandemia, usted ha vivido siempre en lo abstracto, en la teoría”.
    • Para sus adentros, el médico no cree que así haya sido. Él piensa que haber convivido con los enfermos es una manifestación del pragmatismo y empirismo con que ha llevado a cabo su trabajo, pero no es así.
    • En realidad, el periodista tiene razón. El médico ha convivido con “los enfermos”, sí, pero no con “Juan”, “Pedro o “Diego”, por decirlo. No conoce de forma íntima y concreta la vida de cada cual (a excepción tal vez del portero del hospital, que es el único caso). Es decir, ha estado ante cifras y números, no ante personas. Y ante las cifras y números nos comportamos de forma distinta. Así ha sido siempre.
    • Por eso, en parte, no lo ha dejado salir. Porque está protegiendo no a la ciudad en sí, sino a la cifra que la ciudad representa.

Publicado por angelesmenablog

Escribo. Pienso. Vuelvo a escribir, borrar y reescribir. Vuelvo a pensar. Todavía no sé, realmente, si es que existo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: