Mientras leo: Jerusalén, la biografía

Tengo entre mis manos un libro grueso, de tapa blanda, blanca y con ornamentos dorados, de fácil lectura y entretenido. Jerusalén, la biografía, es un libro que uno pudiera leer en cualquier parte y circunstancia. Pero yo, que soy un ser extraño y a veces un tanto enigmático, decidí tomar apuntes del libro. En parte,Sigue leyendo “Mientras leo: Jerusalén, la biografía”

Mientras leo: 4321, de Paul Auster

Voy recién pasada la página 500 y algo. El libro tiene cerca de las mil, y es francamente excelente. Nunca creí, de hecho, que una novela sin apenas diálogos pudiese ser tan buena. Aunque en parte también se explica porque no es precisamente una carencia de diálogos lo que posee, sino más bien una estructuraciónSigue leyendo “Mientras leo: 4321, de Paul Auster”

Mientras leo: Detrás de lo obvio

Creo que otra vez el título se ubicó de una manera extraña, considerando que el microcuento de Idries Shah es tan breve que lo pueden leer a continuación. Así que no es este  un comentario “mientras leo”, sino otra vez, al igual que con el relato de Cicerón, “una vez leído”.  El cuento está compuestoSigue leyendo “Mientras leo: Detrás de lo obvio”

Mientras leo: Carta de Cicerón a Ático

  Aunque la verdad, no sé si tiene sentido el título de “mientras leo”, puesto que la carta de la que hablaré era tan breve que habría sido prácticamente imposible dejarla a medias. Las primeras dos páginas, eso sí, eran un tanto aburridas, decían poco, y al ver que quedaba tan solo una página másSigue leyendo “Mientras leo: Carta de Cicerón a Ático”

Mientras leo: La Voluntad de Poder

No sé si soy buena para la filosofía. No sé si tengo esa habilidad de abstraer conceptos intangibles y prácticamente inexorables. Antes me creía capaz de hacerlo, y estaba segura de ser un as al volante cuando de filosofía se trataba. Pero tras un par de rojos en fundamentos y darme cuenta de que apenasSigue leyendo “Mientras leo: La Voluntad de Poder”